12 de diciembre de 2014

El día 1° de diciembre el compañero Alejandro Díaz Sántiz, preso en lucha adherente a la Sexta y encarcelado desde hace más de 15 años, hizo pública su palabra solidaria con el ex preso anarquista Mario Gonzalez, felicitándolo por su libertad lograda.

Alejandro, desde su celda en el CERESO 5 de San Cristóbal, Chiapas, nos recuerda que ha acompañado la huelga de hambre que Jorge Mario Gonzalez, Abraham Cortés Ávila (detenidos durante las protestas del 2 de octubre de 2013), Carlos López y Fernando Bárcenas llevaron a cabo en octubre de este año. Nuestro compañero tzotzil ayunó por 12 horas al día, durante 20 días, exigiendo la libertad de los compañeros anarquistas, la propia y la de tod@s l@s pres@s  de conciencia del país.

Sabemos que muchos mundos y kilómetros separan Alejandro Díaz de los compañeros anarquistas mencionados, pero la sencillez de su solidaridad activa nos enseña que la hermandad entre l@s que luchan puede y debe superar las fronteras culturales e ideológicas. El enemigo, es decir el mal gobierno al servicio de los capitalistas nos aplasta por igual a tod@s, su injusticia torturadora no ve diferencias entre l@s pobres que luchan.

Cabe recordar que Alejandro Díaz Sántiz es el último integrante de “Los Solidarios de La Voz del Amate” aún está en la  cárcel. Es acusado de un delito que no cometió y, en lugar de contar callado los días interminables para el fin de la pena (fue sentenciado a 29 años y seis meses), decidió organizarse, adherirse a la Sexta, luchar y  con mucho esfuerzo, hacerse vocero de los atropellos que las autoridades cometen en la prisión donde está detenido. Alejandro sigue su lucha, a pesar que el juez acaba de rechazarle la remisión parcial de la pena, presentada el 16 de octubre, como  lo menciona en su carta.

El Grupo de Trabajo “No Estamos Todxs” reitera su compromiso por la liberación del compañero Alejandro y a la vez expresa su rabiosa indignación por la violencia legal de las sentencias contra los citados compañeros anarquistas: Abraham Cortéz Ávila, sentenciado en junio a 13  años y 4 meses de prisión, y Fernando Bárcenas a 5 años y 9 meses.

La libertad de Mario Gonzalez, arrancada a los de arriba por la masiva solidaridad de l@s de abajo, nos demuestra que es necesario seguir tejiendo redes entre luchas e ideas para liberar l@s que faltan: los que  mencionamos pero también tod@s l@s demás que llevamos en nuestros corazones y consignas…

¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!

Grupo de Trabajo “No Estamos Todxs”