Denuncias


Compartimos las palabras que mando el compañero Alejandro Díaz Sántiz  a la comparación del Congreso Nacional Indígena con las Bases de Apoyo del EZLN.

descarga

 

Compañeros y compañeras tengan todos ustedes buenos días o tardes,   soy compañero Alejandro Díaz Sántiz solidario de la Voz del Amate Adherente a la Sexta declaración de la Selva Lacandona del EZLN.  Recluido en el penal No. 5 de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

En esta trinchera lugar de lucha les envío mi saludo y un abrazo fuerte a cada uno de ustedes y que Dios ilumine en sus actividades.

Hoy 4 de agosto  sé que están todos /as reunidos en el Congreso Nacional Indígena, EZLN, adherentes a la Sexta  y diferentes organizaciones, aunque yo no esté presente ahí en persona, pero mi espíritu de lucha siempre estará junto para exigir la verdad y justicia.

Me gustaría estar con ustedes, pero desgraciadamente el fruto de la injusticia me ha llevado más de 15 años preso por un delito que jamás cometí.

Los Malos gobernantes han ocasionado mucho daño hacia los seres humanos como son los encarcelamientos injustos  y asesinatos hacia la gente indígena  que defiende al pueblo, un hecho tan lamentable como ocurrió el día 3 de mayo del 2014 con nuestro compañero  y hermano Galeano que fue asesinado a golpes, machetazos  y  fusilado en las manos de un grupo de organización CIOAC- Histórica , pero hasta la fecha los malos autoridades no han podido hacer sus trabajos , aunque ellos saben muy bien quienes fueron los verdaderos culpables. Pero el mal gobierno quieren que nos enfrentemos como indígenas.

Es por ello desde este ligar exijo que se haga justicia de la muerte de nuestro compañero y hermano que no se puede quedar impune.  Por último quiero decirles que la lucha es dura y difícil, en el camino habrá atropellos y dificultades en nuestro caminar pero no significa dejar de luchar, al contrario debemos unirnos más para lograr las verdaderas justicias.  Juntos podemos  lograr la victoria,  se despide de ustedes su Alejandro Díaz Sántiz.

 

1

A la opinión publica
A los medios de comunicación estatal, nacional e internacional
A la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN
A organizaciones independientes
A los defensores de los derechos humanos ONG’S

Preso injustamente “Solidario de la Voz del Amate”, Alejandro Díaz Santis, integrante a la Sexta Declaracion de la Selva Lacandona del EZLN, recluido en el penal No.5 en San Cristobal de las Casas, Chiapas.

La injusticia que existe en nuestro pais, la cual me tiene privado de mi libertad hoy 1 de noviembre, sabemos que todo el mundo celebra el dia de los muertos.

Hoy desde este penal, tambien haré mi altar en honor a nuestros compañeros caidos del 94, los que lucharon por la justicia y dieron su vida por la libertad.

Y como me gustaría estar afuera para celebrar con mi familia pero no puedo por este encarcelamiento injusto que me imputan.

Nuevamente exijo mi libertad al gobernador Manuel Velazco Coello y el de mis compañeros presos politicos, Antonio Estrada Estrada, recluido en el cereso No.17 de Playas de Catazajá y Miguel Demeza Jiménez en el cereso  No.14 el Amate, originarios de San Sebastian Bachajón, adherentes a la Sexta Declaracion de la Selva Lacandona del EZLN.

Gracias a Dios porque por fin se hizo justicia a nuestro hermano Alberto Patishtán Gómez.

“ZAPATA VIVE”

Penal No.5, San Cristobal de las Casas, Chiapas, a 1 de noviembre del 2013.
Alejandro Díaz Santis

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. A 20 de octubre de 2013.

La cárcel es uno de los peores infiernos que puede vivir un ser humano, es
una de las armas del sistema capitalista para intimidar y someter a los
que protestan, se defienden, resisten y construyen. La cárcel es una de
las peores pesadillas sobre todo cuando aquel o aquella que se encuentra
recluid@ en algún ceresso o cefereso resulta ser inocente, y todos saben
que es inocente porque saben cuál es el motivo por el cual se les acusan
de ciertos delitos, al parecer el único que no se entera de nada es el
juez del juzgado que sentencia a los inocentes con ciertos años en la
cárcel.

Esta injusticia es el caso de Antonio Estrada Estrada, preso político de
Bachajón, recluido injustamente desde agosto de 2011 en el Centro Estatal
para la Reinserción Social de Sentenciados número 17 (CERSS 17) “El Bambú”
en Playas de Catazajá, Chiapas. Durante su detención fueron violados sus
más elementales derechos, derechos humanos que se encuentran plasmados en
la Constitución Política y en los Tratados Internacionales.

Durante su detención no se le asignó un abogado defensor y traductor que
conociera la lengua tzeltal  y la cultura de Bachajón. Esto da a entender
claramente que fue sentenciado sin tomar en cuenta los usos y costumbres
de la comunidad indígena a que pertenece.

Por otro lado, fue sometido a tortura por los elementos de la policía para
obligarlo a firmar una declaración autoinculpatoria. Este acto se
encuentra documentado en el examen médico realizado el 10 de agosto de
2011 por el Dr. Jorge Trujillo Molina, Perito Mixto Legista, adscrito a
Servicios de Técnicas Forenses y Criminalísticas de la Fiscalía de
Distrito Selva en Palenque, Chiapas. Dicho médico certificó que Antonio
sentía un dolor en el abdomen del costado derecho, presentaba heridas en
ambos antebrazos e inflamación leve en la cara.

Aquí no termina la injusticia y las violaciones a los derechos humanos,
como nos muestra en la propia denuncia de Antonio, publicada
recientemente. El abogado defensor que le fue asignado por la institución
carcelaria no se presenta en los días de su careo ni el ministerio público
federal, y para rematar, el día 13 de septiembre de 2011, el juez de
Primera Instancia del Ramo Penal del Distrito Judicial de Catazajá, le
impuso a Antonio una pena de 7 años de prisión por los delitos de asalto y
delincuencia organizada que le imputaron Joaquín Toala Ramos y Jesús López
González, elementos de la Policía Especializada de la Procuraduría General
de Justicia del Estado de Chiapas (PGJE). Cabe aclarar que el juez penal
de Catazajá sentenció a Antonio Estrada Estrada valiéndose únicamente de
la declaración ministerial que, como quedó dicho arriba, fue obtenido
totalmente bajo tortura, por eso, en las propias palabras del sentenciado
dice: “me sentenció (el juez) a 7 años sin investigar el delito que se me
acusa de asalto y delincuencia organizada, sin haberlo cometido.”

Todo esto que se acaba de decir es una clara muestra de la injusticia que
anda repartiendo las instituciones de procuración de “justicia” del estado
de Chiapas, violando sus mismas leyes y dejando en completo estado de
indefensión a los sectores más pobres y marginados de la población,
quienes no tienen recursos para pagar sus propios y particulares abogados.
Estos tipos de (in)justicias van dirigidos a las sociedades que defienden
sus territorios y luchan por un “mundo donde quepan muchos mundos”, es una
clara advertencia para el que quiera decidir por su propia cuenta qué
hacer con su propia vida, construir autonomías sin pedirle permiso a
nadie. La realidad no es más que la imposición de fuerzas y de autoridad
de los de arriba.

Por tal motivo, los integrantes del grupo abajo firmante nos pronunciamos
en contra de esta injusticia y exigimos la libertad inmediata de Antonio
Estrada Estrada, así también la de Miguel Demeza Jiménez recluido en el
Ceresso núm. 14 de “El Amate”, ambos presos políticos de San Sebastián,
Bachajón. También exigimos la libertad inmediata del Prof. Alberto
Patishtán Gómez y la de Alejandro Díaz Sántiz, recluidos en el ceresso
núm. 5, “Los Llanos”, San Cristóbal de Las Casas.

¡Presos Políticos, Libertad!

Grupo de Trabajo No Estamos Todxs

La Voz de los Zapotecos Xiches en Prisión: 17 Años de inicio de la guerra contra los pueblos de la Región LoxichaA nuestr@s compañer@s del EZLN

A nuestr@s compañer@s del Congreso Nacional Indígena

A nuestr@s compañer@s de la Red Contra la Represión y por la Solidaridad

A nuestr@s compañer@s adherentes a la Sexta en México y el Mundo

A los pueblos de México y el mundo

Hoy se cumplen 17 años de iniciadas las operaciones militares en la Región Loxicha, el ingreso del ejército federal fue tan solo una parte de lo que hoy sabemos se denominan “operaciones de contrainsurgencia”.

Mas de 150 personas detenidas sin órdenes de aprensión y que fueron torturadas para obligarles a firmar hojas en blanco y estampar sus huellas digitales; asesinatos selectivos disfrazados de enfrentamientos o intentos de fuga; violaciones sexuales; desplazamientos forzados de población; marcan el inicio de la instalación de un guerra en contra de los pobladores de la Región Loxicha.

Lo que siguió inmediatamente después de la ocupación militar y que hasta hoy sigue vigente, fue la implementación de políticas sociales de carácter asistencial, que tienen como objetivo congelar la desigualdad y consolidar la cadena de grupos en el poder. Estas políticas muestran la forma en que el poder del capital y el Estado se ensañan en contra de los pueblos que ejercen su auto organización, con el fin de capturarlos, debilitarlos y destruirlos, para convertirlos en obedientes participantes de las instituciones diseñadas desde arriba.

Ofrecer la “vía democrática” para gestionar mejoras en las condiciones de vida de la población y con esto crear falsos dirigentes y representantes del descontento, quienes a su vez se especializan en conseguir beneficios para las víctimas, también forma parte de la estrategia de contención, ya que resulta mas fácil negociar que empeñase en la lucha por la libertad y la justicia.

El aclamado “Combate a la pobreza” pretende garantizar estabilidad y gobernabilidad pero en los hechos es la política con la que buscan controlar y domesticar los espacios donde nace la resistencia al neoliberalismo.

17 años en que nuevamente hay que dejarlo todo para seguir exigiendo la libertad inmediata e incondicional de nuestros presos políticos y de conciencia. 17 años de resistir con dignidad y coraje ante la consigna de un Estado que solo obedece a las peticiones del poder y capital transnacional.

Los Presos Loxicha, resisten en el CEFERESO No. 13 en Mengolí de Morelos, Miahuatlán, Oaxaca, después de haber sido trasladados el pasado 19 de agosto desde el CEFERESO No.6 de Huimanguillo, Tabasco; a donde llegaron el 20 de junio procedentes del CEFERESO No. 13, el mismo en el que hoy se encuentran, sumando así más de 100 días en total aislamiento e incomunicación en estos Laboratorios de Exterminio.

Hoy 25 de septiembre del 2013, comienza a girar de nuevo el calendario de la represión que inició en 1996, 17 años de impunidad para los autores materiales e intelectuales de los crímenes de lesa humanidad: El genocida Ernesto Zedillo, Diódoro Carrasco Altamirano y Gabino Cué Monteagudo, que siguen gozando de los beneficios que les otorga su desempeño en la guerra contra los pueblos indígenas.

¡Libertad para los Presos Políticos y de Conciencia de la Región Loxicha!¡Alto a la Guerra contra nuestros pueblos indígenas!

¡Libertad para Alvaro Sebastián Ramírez!

La Voz de los Zapotecos Xiches en Prisión

Septiembre del 2013

Página siguiente »